HISTORIA DE UNA SONRISA

 

 

Hace unos años escribí estas líneas para una de las personas más importantes en mi vida. Pasó el tiempo y algunas cosas han cambiado, pero mis sentimientos al respecto siguen siendo los mismos…

 

    “Hoy tengo una historia que contarte, una historia de felicidad infinita, que adorna cada amanecer, cada atardecer, cada anochecer.

     La historia de un pequeño animalito, que con sus juegos y risas, ilumina, cada momento de nuestra existencia, de cada rincón de nuestro ser.

     Esta es la historia de una pequeña ardillita, que cada mañana amanece en su pequeño hogar, unas veces laboriosa, otras perrota.

     A veces cabezona, otras, comprensiva, más allá de lo que en su tamaño, se pudiera intuir.

     Mirar como espectador, es su pasatiempo preferido, gentes que vienen y van, a las que con alguna gracia, sonrisa, o juego recompensa sin parar.

     Mirada inquieta, pensativa, que busca un porqué de todas las cosas que crecen a su alrededor.

     ¿Cómo ignorar su presencia? ¿Cómo explicar que adorna cada una de nuestras vidas con sus pequeñas locuras? ¿Cómo decirle que allá donde esté, un pedacito de sol, iluminará nuestras almas?

     Al llegar la noche, todo oscurece… pero ella se convierte en un pedacito de luna, cual faro para un perdido navegante.

     Sol y luna , acunad sus sueños , aguardad sus risas , cuidad sus desvelos .

     ¿Crecerá ésta pequeña ardillita? será que sí. Solo a su alrededor conservará a quienes quiere, a los que con su dulce querer, reír… a veces llorar, acunará en su dulce soñar.

     ¿Te resulta familiar esta historia? No creo que deba decir de quien hablo. Tu sabes que ésta historia habla de ti.”

 

 

Anuncios
de Jose R.