ME SIENTO TAN SOLO…

Pocas cosas amargan tanto nuestra alma como el sentirse solo. ¿Que pasaría si diéramos vida inteligente a  otros seres vivos que no sienten, ni piensan ni viven las cosas como nosotros lo hacemos? Quizás algo muy parecido a lo siguiente….

“¿Cuantos años debo tener?…Ya casi ni me acuerdo, solo sé que me siento tan mayor… Si me paro a pensar, si, dejame que piense…¿Cuando nació mi primera hoja? Empieza a fallarme la memoria, hace tanto tiempo. Recuerdo cuando mis raíces empezaron a ahondar en la fértil tierra y sentí una sensación tan extraña, que aun hoy recuerdo.

¿Cuanto debo medir? Miro hacia arriba y veo tantas hojas… Hacia abajo y mis raíces son tan profundas que alimento no me falta pero no alcanzo a ver hasta donde llegan… mi vista está tan cansada que ya poco puedo ver. Cada rincón de mi, guarda un sinfín de recuerdos . Recuerdo tantas parejas de enamorados que buscaron refugio bajo mi sombra protectora, aunque algunos de ellos me hirieron en mi corteza dejando marcados símbolos y letras que aun hoy me pregunto que querrán decir, pero me quedo con que al hacerlo se les veía tan felices… Otros pequeños animales hicieron de una parte de mi, su hogar. He visto nacer y crecer tantas generaciones que hace tiempo ya deje de contar.  Di sombra en verano y cuidado protector durante la lluvia o el frío invierno.

La verdad, ser un árbol no es tan aburrido como pudiera parecer, eso si, no puedo moverme, aunque a veces…me siento tan solo. Años atrás recuerdo estar rodeado de muchos amigos arboles como yo.  Recuerdo aquellas largas conversaciones con todos ellos. Pero uno tras otro se fueron marchando…mas bien se los fueron llevando.

Hoy solo estoy rodeado de una cerca y piedra, tan solo humo y piedra. Creo recordar que alguien que buscó refugio en mi, dijo algo extraño. Dejame pensar… habló de una ciudad, eso debe ser. Lo cierto es que ya no tengo a nadie a mi alrededor. Ya no me visitan como antes, ni buscan refugio en mi,  la cerca se lo impide. Pienso, a veces, que si la cerca no estuviera, tampoco se acercarían. ¿Sera por que soy tan viejo?

Las personas pasan cerca de mi pero me ignoran. El cielo ya no es tan azul como antes. Ni siquiera mi tronco es ya de aquel marrón intenso, ni mis hojas son  hermosas como solían ser, cambiando su tonalidad en función de la época del año. La fuerza que sentía al crecer, siento que se está apagando. Mis ojos solo ven gris y estoy ya cansado de respirar el humo que me rodea. Lo cierto es que no sé que será de mi vida mañana. Y cada día que pasa, se me hace tan eterno…¿será por eso que me siento tan solo?

Ser positivo se me hace cada día mas difícil…me gustaría volver a ser joven, volver a sentirme rodeado de aquellos prados verdes que tanto añoro y de tanta vida rodeándome de color. Hoy solo sé que he de conformarme con verlo todo gris, sin colorido alguno. Todo a mi alrededor es de color gris asfalto. Ya ni los niños juegan a mi alrededor, nadie me mira, siento que mis raíces se están secando, mis hojas se mustian cada vez más rápido y ya no respiro con normalidad. ¿Que me queda ya?

No tengo ganas de nada, todo ya me molesta a mi alrededor. Nada me hace sentir feliz. Hace tiempo que dejaron de brotar ramas nuevas. Siento que me voy apagando cada día un poco más. Solo me consuela saber que durante muchos años fui útil. Pero ese sentimiento de consuelo dura tan poco… Siempre, por mas vueltas que le dé, acabo enfrentándome a la cruda realidad…estoy solo.”

Es posible que algún sentimiento aquí descrito, nos recuerde algo sentido. Si es así, nunca olvidemos que la soledad casi siempre tiene cura, y muchas veces depende de nosotros…solo de nosotros.

Anuncios
de Jose R.