¿TODO VALE?

Uno de los mayores desafios es describir las cosas tal cual son, sin correr el peligro de “adornar” nuestra descripcion. La tentacion es mas fuerte si esa explicacion puede dejarnos en mejor o peor lugar, en funcion de nuestro relato de lo sucedido. Siendo honrados con nosotros mismos, nunca nos gusta quedar mal ante nuestro entorno, y solemos ceder, sin mala intencion, a la tentacion de añadir u omitir detalles, para que la aprobacion caiga de nuestro lado.

Somos seres gregarios, dicho de otro modo, necesitamos de la compañia de otros. La pregunta es, que precio estamos dispuestos a pagar para ser aceptados por quienes hemos escogido como compañia. Abonar dicha amistad, fundandola en medias verdades o verdades “adornadas”, es pagar un precio demasiado alto. Esto es asi, sencillamente porque mostramos ante los demas a alguien que no somos. Quien desee nuestra compañia merece que mostremos nuestro verdadero yo, para asi poder escoger o desecharnos con argumentos validos.

Pero mostrar una imagen de nosotros que no es real, o explicar las cosas dejandonos en un lugar alto pero irreal, solo nos traera, tarde o temprano, problemas. Somos seres valiosos, y sin entrar en creernos superiores, merecemos que se nos acepte tal cual somos, con virtudes y defectos. Solo asi quien nos escoja como amigos, no se sentira engañado o decepcionado. La sinceridad y sencillez, sin olvidar el tacto, son la mejor base para una buena amistad. La que se basa sobre algo inexistente, tarde o temprano se acaba difuminando entre grandes decepciones.

Y como dijo un sabio reconocido, Albert Einstein, “Si tu intencion es describir la verdad, hazlo con sencillez, y la elegancia dejasela al sastre”. Sé tu mismo, sin imponerte a los demas. Sé sincero y veraz, para que los demas puedan aceptarte tal cual eres, y los que te rechacen por ser como eres, no te merecen como amigo. Quien de verdad te quiera que lo haga por lo que eres, por que si lo hace por lo que no eres…acabara despreciandote.

Anuncios
de Jose R.