¿TU CAMINO?

“Las vacas de Pie de Cuesta andan a menudo sueltas por las calles y molestan a los transeúntes”


El origen de esta frase proviene de las lejanas tierras que vieron nacer la leyenda de  el dorado. Viene a significar  “quítate de en medio, que estorbas”.

Demasiado a menudo la curiosidad o el exceso de tiempo libre, nos lleva a entrometernos en vidas ajenas que, aunque haya cierto grado de buena voluntad, no son la nuestra.

Todos tenemos nuestro propio y definido concepto de las cosas. En algunos casos lo definimos nosotros mismos, aunque en muchos casos viene moldeado y dictado por nuestro entorno.

Pensar de modo distinto a quienes nos rodean en nuestro circulo mas cercano, es posible que se llegue a considerar como un atentado hacia quien creyó que dictarnos su forma de hacer las cosas, no se limitaba al periodo en que se nos dio una educación o se nos infundio unos valores.

Es posible, incluso, que llegue a convertirse en tal obsesión enfermiza, que lleve a intentar manipular a nuestro entorno, para seguir imponiendo “su” criterio. Aconsejar tiene muchos sinónimos, pero desde luego la palabra “imponer”, no forma parte de estos.

Es todo un desafío inculcar los mejores valores o principios a tu progenie. Es cierto que el objetivo es evitar que cometan  los errores que en nuestro ser dejaron marcas aun visibles. Pero la vida es de cada uno cuando se llega a la etapa adulta. ¿Quien o que dicta el que uno se convierte en adulto?

Hay quien piensa que la edad ya lo convierte a uno automáticamente en adulto. Es una opinión respetable. Pero muchos otros consideran que la etapa adulta la marcan otras cosas. En cierta ocasión alguien dijo “Uno entra en la edad adulta cuando empieza a pensar menos en uno mismo y mas en los demás”.

Lo cierto es que llega un momento en que cada uno toma su camino, es posible que nada tenga que ver con la manera en que nosotros haríamos las cosas. Los valores que hayamos inculcado tendrán mas o menos efecto en nuestra progenie, en función de la manera que llegaron a su corazón. Eso no significa que debamos desconectarnos de aquellos a quienes queremos desde lo mas profundo de nuestras entrañas. Es posible que haya lugar para algún consejo a petición de ellos, pero aceptando que no estarán en la obligación de seguirlo, ni tendremos derecho a ofendernos por que tomen otra opción. Tampoco autoridad para decir la frase favorita de los más irónicos ante los fallos de otros “Te lo dije…”.

Querer o amar no son sinónimos de absorción o anular. Querer o amar no se expresa con palabras solamente. Se demuestra estando al lado, estemos de acuerdo o no, de quienes amamos. Tratar de seguir tirando de “la cuerda” que por nuestra arrogancia hace ya se rompió, solo acabara provocando que por nuestra insensatez, acaben diciéndonos o haciendonos ver  como el significado de la frase con que comienza este articulo… quitate de en medio, que estorbas.

de Jose R.