TUS MIEDOS

MIEDOS

Nuestros miedos…son aquello que a veces nos quita el sueño. Nuestra vida está prefabricada, debido a nuestro entorno, para vivir sin pensar. Pero lo cierto que si dejamos a un lado lo que hace la mayoria de la gente, solemos buscar en nuestro interior respuesta a nuestras inquietudes. Cuando la vida no te ha sonreido excesivamente durante demasiados años, la tendencia es a buscarlas mas a menudo. Esas respuestas no son mas que el reflejo de que no acabas de acostumbrarte a que tu vida ha cambiado. Empiezas de nuevo a cuestionarte a ti mismo sencillamente porque piensas que tu pasado gris era lo “normal”, y temes que lo que ahora és tu vida, és demasiado para lo que acostumbrabas a “padecer”.

Esos miedos tan solo son el reflejo de tu temor a que todo vuelva al pasado que demasiado bien conoces. Es el fruto de demasiados años malviviendo una vida de la que el principal culpable eres tú mismo por tomar pesimas decisiones. No busques culpar a los demás.
Temes que todo lo que vives, lo cual consideras un sueño demasiado hermoso para ti, desaparezca de la noche a la mañana. Que todo aquello por lo que vives y te da razón para amenecer un dia mas optimista…te deje.

No es pesimismo si antes en tu vida tocaste fondo. Perderlo todo de la noche a la mañana, deja efecto memoria en ti. Lo cierto es que uno mismo sin querer, tiene sus alertas particulares (defecto de una vida pasada) que se encienden sin control, empezando a hacerte imaginar que será de  tu vida si de nuevo desaparece todo aquello que amas. Piensas que la soledad de nuevo se apoderará de ti y que perderás muchas de las razones para darle sentido a lo que te rodea.
Valorar lo que tienes no significa mirar en la distancia y sentirse orgulloso como aquel que admira sus logros. Significa mucho más… significa hacer ver a quienes te quieren que el sentimiento es mutuo. No supone dar por sentado lo que sientes y pensar que los demás ya lo saben. Implica decirlo, hacerlo sentir… expresarlo. Expresarlo no supone agasajar con grandes regalos. Implica ser detallista en las pequeñas cosas del dia a dia, la mayoria de las cuales no son objetos…son sentimientos sinceros.
Este mundo se caracteriza por estar cubierto por un gran manto de hipocresia y mentira. Cada uno tiene que buscarse, si quiere sobrevivir , su pequeño oasis donde refugiarse, donde encontrar ese calor de sentimiento tan ausente fuera de él. A eso, en momentos de ansiedad, de los que nadie se libra, hay que sumarle  esa “paz que supera todo pensamiento”. Quien conoce su origen, sabe su efecto en uno mismo. Permite hacer un alto en el camino y, sin desesperarse, mirar las cosas con una perspectiva debida. Es tan real como la vida misma.
Cuando uno ha tenido un pasado tormentoso, no puede evitar que de vez en cuando “ciertos sentimientos” te embarguen mas de lo que uno quisiera. Sentimientos que destrozan tu ser interior por unos instantes, hasta que la lógica te hace volver a la realidad.
Nunca olvides ser agradecido. No somos islas, necesitamos de los demás para sentirnos completos. Creerse autosuficiente y por encima del bien y del mal, no es ser objetivo, solo garantiza una cosa… la soledad.
Ama con toda tu alma a quienes estan cerca, vive cada dia como si fuera el ultimo dia en que fueras a disfrutar de su compañia. Quien sabe si mañana de nuevo, volveras a tener otra oportunidad. Nunca renuncies a ser tú mismo ni  a ser diferente de lo que te rodea. Da igual cuan egoista sea el mundo que te tocó padecer, busca en tu interior y obsequia a quienes te rodean con lo mejor de ti. Y si algun dia desapareces, que siempre te recuerden con una amplia sonrisa, por la huella tan profunda que dejaste en ellos.
Ser realista supone valorar todas las circunstancias y procurar aprovechar tus oportunidades. De nada sirve  decir cosas como “si hubier dicho…” , “si hubiera callado…” o “si hubiera hecho…”. Nada cambia cuando uno deja pasar ciertas oportunidades, solo queda sumirse en un mar de lagrimas de impotencia que no cambian los hechos presentes ni pasados.
Ser diferente a las mayorias y tener criterio propio no es popular hoy, pero lo cierto es que las mayorias aunque lo piensen y se enorgullezcan de ello… practicamente nunca tienen la razón.

de Jose R.