PASADO, PRESENTE Y FUTURO

sand-clock-beach6

Sentir la necesidad de expresar lo que uno siente o piensa, es lo más normal en el ser humano. Adquiere el grado de “curativo” cuando sirve para descargar todo el cúmulo de sentimientos que invaden lo mas interno de nuestro ser.

Haber tenido un pasado tumultuoso, genera heridas emocionales que el tiempo tan solo alcanza a cicatrizar superficialmente en muchos casos. Todos podemos teorizar sobre los problemas de los demás, incluso puede que lleguemos a la conclusión de que no son tan graves como los nuestros. Eso dice muy poco en nuestro favor. Es más, nos define como egocentricos.

Somos, cada uno de nosotros, un universo único. Cada uno afronta las cosas de manera diferente ante iguales problemas, y no necesariamente genera los mismos sentimientos. Por eso, las situaciones son las que son y cada uno las afronta según las circunstancias que tiene en el momento. Esa es la razón por la que no hay situaciones mejores o peores, tan solo son diferentes.

Lo que si es cierto es que a medida que vayamos encajando nuestro pasado, por dificil que este haya sido, disfrutaremos del presente y nos ilusionaremos con nuestro futuro.

Es normal sentir dolor…pero no lo es, recrearse en él. Hablar de ello, escogiendo el modo más adecuado, sin pretender convertirnos en el centro de las miradas de los demás, descongestiona nuestra alma y evita que nos convirtamos en enfermos emocionales de por vida.

La via de la escritura, ayuda a ordenar en nuestra mente todo lo que nos inquieta, entristece, altera o emociona. No es necesario ser excesivamente especificos. Tan solo se necesita ser sincero con uno mismo y no entretenerse en buscar culpables de nuestro pasado, basicamente porque a menudo es el resultado de nuestras malas decisiones, o de olvidar que no tenemos poder absoluto sobre las decisiones ajenas.

Y está demostrado que a medida que más hablamos abiertamente de lo que tanto daño nos hizo, menos poder y efecto tiene en nosotros, y menos dolor nos causa.

Nuestro pasado solo debe aportarnos experiencia para enfrentarnos al presente y futuro. Pero intentar usarlo para consumirnos en el dolor o vivir de él, nos arranca la posibilidad de disfrutar de una segunda oportunidad, donde puede que tambien cometamos errores, pero al menos tendremos nuevas oportunidades de decidir, con mayor experiencia adquirida, nuestro presente y futuro. Eso si es un porqué para vivir. Y las lagrimas de tristeza…las justas y necesarias.

Anuncios
de Jose R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s