ESCUCHA

escucha1

 

La razon de la sin razon”… “Hay cosas del corazon que la razon no entiende”. Demasiado a menudo teorizamos el porqué de las reacciones o sentimientos de los demás. Lo cierto es que desde nuestra perpectiva no existe, muchas veces, razón o motivo aparente para ello. Jugamos a ser jueces o consejeros, intentando hacerles entender por que se sienten asi, o tal vez por que reaccionaron como lo hicieron en tal o cual circunstancia.

Se entiende que uno tiene buena intencion al intentar aliviar con nuestras palabras el dolor de alguien…pero lo cierto es que si no hemos pasado por la misma situacion… ¿como podemos afirmar que entendemos sus sentimientos o reacciones? Y en el caso de que haya sido asi…no hay dos personas igualmente exactas y que reaccionen ante la misma situacion igual.

¿Y nosotros? ¿como reaccionamos cuando intentan consolarnos en medio de un estado de confusion? …meditar en eso, quizas nos de una perspectiva diferente.

Es de agradecer el interés que nos muestran los demas en circunstancias complicadas, pero quizas lo que menos necesitamos en esos momentos son palabras… nuestra mente y corazon no suelen estar receptivos a ellas, incluso pueden llegar a irritarnos.

Por eso, nuestros silencios pueden aliviar más que muchas palabras con buena intencion. Que la persona que lo pasa mal perciba que estamos a su lado, puede ser lo que verdaderamente alivie su sufrimiento y el que nuestro oido esté a su disposicion, calmar su dolor.

¿Cuando fue la ultima vez que prestaste atencion con tu oido al dolor de un buen amigo? probablemente no fue necesario decir mucho, tan solo escuchar. Escuchar…no es sencillamente oir. No es estar pensando que responderas mientras te hablan…es poner tus cinco sentidos en aquello que llega a tus oidos. Es entender que tus respuestas son lo que menos importa. Es saber que han escogido tu oido en busca de desahogo… y no tus palabras.

Saber escuchar se convierte en un verdadero arte… ¿será por eso que Dios nos dió tan solo una boca… pero dos oidos? ¡Cuanto cambiarian las cosas si escucharamos más y hablaramos menos!

Aun cuando pongamos el corazón en ellas, las palabras no siempre son necesarias ni consiguen el objetivo que nuestra buena intencion nos llevó a decir. Nuestra tendencia a pretender saber todo…tan solo es un reflejo de cuan poca cosa somos.

Se habla de los grandes pensadores de la historia…pero poco de los grandes habladores… ¿no te dice algo eso? Pensar antes de hablar…es una cualidad a cultivar por todas aquellas personas que quieren ser valoradas y apreciadas por ser buenos oidores…no tan solo habladores.

Si piensas, es posible que evites decir aquello que no aportará nada a quien escuche o que le deje tan vacio como estaba antes de decirlo. ¿Por que te conocen tus amigos? ¿por hablar demasiado y a destiempo sin pensar? dificilmente acudiran a ti por consuelo.

Pero si te buscan para hablar de sus inquietudes o en busca de consuelo… ¿por que crees que será? probablemente, y no por casualidad, porque en su dia supiste ser tan solo oidos y olvidaste que tenias boca. Eso era lo que necesitó quien te buscó y lo que supiste darle.

Las cosas serian muy diferentes si todos hicieramos caso de un sencillo consejo de alguien muy sabio “…todo hombre tiene que ser presto en cuanto a oir, lento en cuanto a hablar…”. En resumidas cuentas…no busques un porqué a todo, ni la palabra exacta para cada momento…tan solo escucha.

Anuncios
de Jose R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s