¿QUE VÉS?

ojos

 

Se dice que una imagen dice mas que mil palabras. Vivimos en medio de un sistema de cosas, aceptemoslo, donde impera el poder de la imagen.

A través de la vista se nos crean necesidades que ni siquiera sabiamos que existian. A tal grado, que la mayor parte de la gente considera su propia imagen como parte primordial de su vida entera.

Lo cierto es que la genética manda, y a menudo vemos los resultados en nosotros mismos. Casi nadie está totalmente satisfecho con su aparencia, con esa imagen que los demás ven a diario. Eso no significa que uno no deba hacer lo que esté en su mano para cuidarse. Pero obsesionarse por conseguir una imagen perfecta, cosa totalmente imposible, a cualquier precio… es caldo de cultivo de los mayores complejos.

Los altos quisieran ser más bajos, los bajos quisieran un poco de altura. Los que, dicho finamente, nos sobra peso, nos gustaria ser más delgados, y los delgados quisieran tener algo más de peso…y asi con todas las demás cosas del cuerpo que nos ha tocado por “culpa” de la genetica o por causas ajenas a nuestra voluntad.

Los complejos, llevados a un grado extremo y obsesivo, son un cruel amo y limitan en gran manera nuestra forma de vida. Da igual que los demás , de manera sincera y veraz, nos digan que no existe razón para acomplejarnos… no deseamos aceptar la realidad que todo el mundo normal vé menos nosotros. Cierto es el dicho “No hay mayor ciego que aquel que no quiere ver”. Incluso con nuestra obsesión podemos poner en peligro nuestra propia salud.

Los complejos nos alejan de la vida real y nos sumergen en un submundo donde somos lo peor, donde nada de nosotros nos satisface, dejando de saborear esas pequeñas cosas que dan sentido a nuestra vida, sencillamente por que somos presos de nuestra obsesión. Quien está luchando por dejar atrás los complejos que le han acompañado mucho tiempo, puede entender plenamente estas palabras.

La vida es algo más que lo que somos por fuera. Deseariamos que nos valoraran por todo en conjunto, aunque cada vez resulte más un simple deseo que una realidad.

Nos perdemos, a menudo, demasiadas cosas por juzgar a los demás por la imagen que dan. Y muchos otros pierden la oportunidad de conocer quienes somos, tal vez por que nuestra imagen no entre en los parametros de este estúpido y superficial mundo: alto, rubio y con los ojos azules, musculoso y cuerpo perfecto o la típica chica florero,90x60x90, aunque quizas su grado de intelecto no supere la media, y asuste cuando abre su boca para hablar.

El valor del ser humano no deberia medirse jamás por solo una parte, deberia medirse en su conjunto. Es tan solo cuestion de aplicar la misma formula que usamos con el resto de las cosas.

¿Comprarías una casa, hermosa de apariencia pero que carece de cimientos y en su interior está completamente agrietada? ¿Comprarias un coche con una linea agradable a los ojos pero que al encenderlo, su motor hace un ruido “sospechoso” dejando ver que no es lo que aparenta? La respuesta logica es “no” a las dos preguntas… Entonces, ¿somos menos valiosos los seres humanos, que las cosas que pudieramos comprar u obtener? Yo creo que la respuesta es obvia.

Simplemente se trata de eso…la imagen a menudo recrea los ojos, pero hay que usar los demás sentidos. Hay que usar los “oidos” y observar sus “ruidos”. Se nos ha dotado con cinco sentidos: oido, gusto, tacto, olfato y … sí, la vista. ¿Será para que los usemos en conjunto? Nuevamente, la respuesta es obvia. La vista tan solo es el comienzo. Y aunque la mayoria se conforme tan solo con ver superficialmente, demos un paso más…saboreemos las cosas en su conjunto. Esa es la clave para comenzar a aceptarnos tal cual somos y el principio de encontrarle un sentido, aunque poco popular hoy, a la vida.

Ser diferente no es tan malo. Evita que nos sintamos “vicentes” modernos. Como dice un refran español: “¿Donde va vicente? Donde va toda la gente” .

Y aunque es una frase que repito a menudo, no deja de ser menos cierta… “Las grandes mayorias, aunque lo piensen…no siempre tienen la razon”.

de Jose R.

¿VALORAS UNO DE TUS MAYORES TESOROS?

 

20070819211713-el-tiempo1

 

¿Que puede ser tu mayor aliado…pero convertirse en tu peor enemigo? ¿Que puedes creer tener en tus manos pero escaparse entre los dedos, sin poder evitarlo? ¿Que puede ser eterno y convertirse en éfimero en un instante, o correr demasiado y de pronto detenerse?…Para unos es lento, para otros demasiado rapido y para algunos…no existe. ¿Que es? es el tiempo

Se le atribuyen cualidades de las que carece. Se dice que puede curarlo todo o que se convierte en juez, o quizas que deja a cada cual por lo que es… Unos lo valoran en extremo, mientras otros lo desperdician sin saber o percibir que, es posible que no tengan otra oportunidad, otro instante como el que viven, otro momento en el que pueden decir una palabra o hacer algo que es posible que cambie su propia vida o la de otros.

Vivir con el desafio de saber si uno aprovecha su tiempo del mejor modo… ese ha sido el sin vivir de cualquiera que tenga un minimo de sensatez. Es posible que se llene de tal modo, que no se perciba el sentido de muchas cosas, las más importantes. Tambien es posible que uno no sepa que hacer con el que dispone…posiblemente por que no sabe por donde empezar…Entonces, la impaciencia puede cogerte preso de tus dudas…y el tiempo sigue pasando.

El problema es que el tiempo va hacia delante, jamas se detiene y lo compone un cumulo de pequeños instantes que pueden dar sentido a tu vida o, en el peor de los casos, por no saber usarlos bien…quitarselo. Y sin sentido el tiempo pasa…pasa…y pasa. Entonces…las horas parecen muertas. Todo se vuelve oscuro…tan oscuro que nada ya te alienta.

Esperar, hace del tiempo algo infinitamente lento. Cuando uno sabe disfrutarlo… corre tan rapido. Y se dice que para los que aman…el tiempo no existe, o por lo menos no se tiene percepcion de ello. Pero sí…sigue sin detenerse.

¿Cómo usaras tu tiempo? De ti depende que sea lento, rapido o que no percibas que existe. Tan solo no olvides una cosa…jamas podras gobernarlo, ni tan solo detenerlo por un instante. En tu poder tan solo está…aprovecharlo, lo que no significa usarlo sin pensar. Reza el dicho “quien mucho abarca poco aprieta”, lo que quiere decir que llenar tu vida al limite, no garantiza tu felicidad, tan solo tu agotamiento.

Cuando pierdas un poco de tiempo con el fin de aprovecharlo del mejor modo…no te inquietes, probablemente será la mejor inversion que puedes hacer… porque definirá el valor que le das a uno de los dones mas valiosos que tienes en tu mano…el tiempo.

de Jose R.

PASADO, PRESENTE Y FUTURO

sand-clock-beach6

Sentir la necesidad de expresar lo que uno siente o piensa, es lo más normal en el ser humano. Adquiere el grado de “curativo” cuando sirve para descargar todo el cúmulo de sentimientos que invaden lo mas interno de nuestro ser.

Haber tenido un pasado tumultuoso, genera heridas emocionales que el tiempo tan solo alcanza a cicatrizar superficialmente en muchos casos. Todos podemos teorizar sobre los problemas de los demás, incluso puede que lleguemos a la conclusión de que no son tan graves como los nuestros. Eso dice muy poco en nuestro favor. Es más, nos define como egocentricos.

Somos, cada uno de nosotros, un universo único. Cada uno afronta las cosas de manera diferente ante iguales problemas, y no necesariamente genera los mismos sentimientos. Por eso, las situaciones son las que son y cada uno las afronta según las circunstancias que tiene en el momento. Esa es la razón por la que no hay situaciones mejores o peores, tan solo son diferentes.

Lo que si es cierto es que a medida que vayamos encajando nuestro pasado, por dificil que este haya sido, disfrutaremos del presente y nos ilusionaremos con nuestro futuro.

Es normal sentir dolor…pero no lo es, recrearse en él. Hablar de ello, escogiendo el modo más adecuado, sin pretender convertirnos en el centro de las miradas de los demás, descongestiona nuestra alma y evita que nos convirtamos en enfermos emocionales de por vida.

La via de la escritura, ayuda a ordenar en nuestra mente todo lo que nos inquieta, entristece, altera o emociona. No es necesario ser excesivamente especificos. Tan solo se necesita ser sincero con uno mismo y no entretenerse en buscar culpables de nuestro pasado, basicamente porque a menudo es el resultado de nuestras malas decisiones, o de olvidar que no tenemos poder absoluto sobre las decisiones ajenas.

Y está demostrado que a medida que más hablamos abiertamente de lo que tanto daño nos hizo, menos poder y efecto tiene en nosotros, y menos dolor nos causa.

Nuestro pasado solo debe aportarnos experiencia para enfrentarnos al presente y futuro. Pero intentar usarlo para consumirnos en el dolor o vivir de él, nos arranca la posibilidad de disfrutar de una segunda oportunidad, donde puede que tambien cometamos errores, pero al menos tendremos nuevas oportunidades de decidir, con mayor experiencia adquirida, nuestro presente y futuro. Eso si es un porqué para vivir. Y las lagrimas de tristeza…las justas y necesarias.

de Jose R.

ESCUCHA

escucha1

 

La razon de la sin razon”… “Hay cosas del corazon que la razon no entiende”. Demasiado a menudo teorizamos el porqué de las reacciones o sentimientos de los demás. Lo cierto es que desde nuestra perpectiva no existe, muchas veces, razón o motivo aparente para ello. Jugamos a ser jueces o consejeros, intentando hacerles entender por que se sienten asi, o tal vez por que reaccionaron como lo hicieron en tal o cual circunstancia.

Se entiende que uno tiene buena intencion al intentar aliviar con nuestras palabras el dolor de alguien…pero lo cierto es que si no hemos pasado por la misma situacion… ¿como podemos afirmar que entendemos sus sentimientos o reacciones? Y en el caso de que haya sido asi…no hay dos personas igualmente exactas y que reaccionen ante la misma situacion igual.

¿Y nosotros? ¿como reaccionamos cuando intentan consolarnos en medio de un estado de confusion? …meditar en eso, quizas nos de una perspectiva diferente.

Es de agradecer el interés que nos muestran los demas en circunstancias complicadas, pero quizas lo que menos necesitamos en esos momentos son palabras… nuestra mente y corazon no suelen estar receptivos a ellas, incluso pueden llegar a irritarnos.

Por eso, nuestros silencios pueden aliviar más que muchas palabras con buena intencion. Que la persona que lo pasa mal perciba que estamos a su lado, puede ser lo que verdaderamente alivie su sufrimiento y el que nuestro oido esté a su disposicion, calmar su dolor.

¿Cuando fue la ultima vez que prestaste atencion con tu oido al dolor de un buen amigo? probablemente no fue necesario decir mucho, tan solo escuchar. Escuchar…no es sencillamente oir. No es estar pensando que responderas mientras te hablan…es poner tus cinco sentidos en aquello que llega a tus oidos. Es entender que tus respuestas son lo que menos importa. Es saber que han escogido tu oido en busca de desahogo… y no tus palabras.

Saber escuchar se convierte en un verdadero arte… ¿será por eso que Dios nos dió tan solo una boca… pero dos oidos? ¡Cuanto cambiarian las cosas si escucharamos más y hablaramos menos!

Aun cuando pongamos el corazón en ellas, las palabras no siempre son necesarias ni consiguen el objetivo que nuestra buena intencion nos llevó a decir. Nuestra tendencia a pretender saber todo…tan solo es un reflejo de cuan poca cosa somos.

Se habla de los grandes pensadores de la historia…pero poco de los grandes habladores… ¿no te dice algo eso? Pensar antes de hablar…es una cualidad a cultivar por todas aquellas personas que quieren ser valoradas y apreciadas por ser buenos oidores…no tan solo habladores.

Si piensas, es posible que evites decir aquello que no aportará nada a quien escuche o que le deje tan vacio como estaba antes de decirlo. ¿Por que te conocen tus amigos? ¿por hablar demasiado y a destiempo sin pensar? dificilmente acudiran a ti por consuelo.

Pero si te buscan para hablar de sus inquietudes o en busca de consuelo… ¿por que crees que será? probablemente, y no por casualidad, porque en su dia supiste ser tan solo oidos y olvidaste que tenias boca. Eso era lo que necesitó quien te buscó y lo que supiste darle.

Las cosas serian muy diferentes si todos hicieramos caso de un sencillo consejo de alguien muy sabio “…todo hombre tiene que ser presto en cuanto a oir, lento en cuanto a hablar…”. En resumidas cuentas…no busques un porqué a todo, ni la palabra exacta para cada momento…tan solo escucha.

de Jose R.