LAS PALABRAS

33

Las palabras, a menudo, tienen un poder único y constructivo…pero también pueden hacer daño de verdad, hundiendo al receptor en la mas absoluta tristeza y robando incluso su ánimo. Probablemente las que más daño hacen, son las que se dicen sin pensar…o al menos eso se suele decir. Lo cierto es que mucho de lo que se dice en esos momentos, tan solo es lo que se piensa pero sin medir sus consecuencias. Lo mejor es morderse la lengua antes de herir los sentimientos de los demás.

Cierto es, que cada vez menos, se medita en como afectara todo lo que uno dice a otros. Se nos llena la boca al juzgar a los demás , diciendo lo que nos venga en gana…pero la verdad es que también de nosotros se hablara tarde o temprano. No digo que sea malo interesarse por los demás, es mas, nos hace mucho bien y nos ayuda a evitar pensar tan solo en nosotros, lo cual diría poco en nuestro favor.

El problema es que la mayoría de las veces, pensar en los demás, es fruto de nuestra curiosidad o el deseo de cotillear, mas bien que un interés sincero por ellos. Quien de verdad se interesa, busca el lado humano de la persona…sus alegrías, penas o quizas sus preocupaciones e inquietudes. Al menos eso es lo que a mi me gustaría que fuese el objetivo del que se interese por mi. Aunque siempre hay el típico que te pregunta como estas, y antes de que aciertes a decir una palabra, se ha ido, dejándote con la palabra en la boca. Ese “interés” aun no lo alcanzo a comprender.

Necesitamos el afecto de los demás…y los otros, aunque no quieran reconocerlo, también. Pero eso no quiere decir que tengamos que dejar a un lado nuestras ideas o principios para conseguirlo. Somos como somos y quien de verdad nos quiera lo hará por lo que somos, no por lo que intentemos ser para ser aceptados por los que nos rodean.

Pisotear a los demás, aunque solo sea de palabra, no nos hace ningún bien. Es cierto que a menudo nos importa poco lo que muchos piensen de nosotros. Esto de forma equilibrada, esta bien. Pero no nos vayamos al otro extremo, no haciendo nada por temor del que dirán. Es cuestión de encontrar el equilibrio, implicándonos en lo que nos rodea, sin buscar excesivo protagonismo sobre los demás , ni dejando de ser lo que somos.

Y algo que tampoco debemos olvidar es que las grandes mayorías no siempre, aunque lo piensen, tienen la razón.

Anuncios
de Jose R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s